Hay días es un libro álbum de palabras precisas e ilustraciones profundas. Con una estética impecable, de figuras desproporcionadas, ojos rasgados, niñas que trasponen fantásticos pasadizos que conducen -que nos conducen- a mundos imposibles. Páginas despojadas de palabras donde la imagen, el uso de un par de colores, una mesa, sillas, un patio, diversos elementos… nos presentan la posibilidad de adentrarnos en un mundo donde todo parece ser perfecto; donde la mirada llena de fantasía de la protagonista nos invita a rememorar juegos, temores, sentires de infancia… Una madre, una niña, una ausencia. La infancia como el espacio en el que los juegos abren puertas que traen a los que no están, o están de otra manera. Un cordel, manteles de dos colores, un sombrero… Y otro mundo en el que los miedos, los sueños, las posibilidades de ser y de hacer, cobran otros sentidos. Por medio de un lenguaje austero, delicado y muy poético, María Wernicke nos vuelve a invitar a sentarnos en su umbral. Hay días se presenta como un espacio –de palabras precisas, de ilustraciones profundasdonde el lector puede construir múltiples sentidos por medio de la lectura. Una lectura que se diversifica, se convierte, se abre a otras lecturas posibles, que nos permite pensar como posibilidad la idea de estar, descubrir y vivir uno de esos días… 

Hay días- María Wernicke

€7,90
Hay días- María Wernicke €7,90

Hay días es un libro álbum de palabras precisas e ilustraciones profundas. Con una estética impecable, de figuras desproporcionadas, ojos rasgados, niñas que trasponen fantásticos pasadizos que conducen -que nos conducen- a mundos imposibles. Páginas despojadas de palabras donde la imagen, el uso de un par de colores, una mesa, sillas, un patio, diversos elementos… nos presentan la posibilidad de adentrarnos en un mundo donde todo parece ser perfecto; donde la mirada llena de fantasía de la protagonista nos invita a rememorar juegos, temores, sentires de infancia… Una madre, una niña, una ausencia. La infancia como el espacio en el que los juegos abren puertas que traen a los que no están, o están de otra manera. Un cordel, manteles de dos colores, un sombrero… Y otro mundo en el que los miedos, los sueños, las posibilidades de ser y de hacer, cobran otros sentidos. Por medio de un lenguaje austero, delicado y muy poético, María Wernicke nos vuelve a invitar a sentarnos en su umbral. Hay días se presenta como un espacio –de palabras precisas, de ilustraciones profundasdonde el lector puede construir múltiples sentidos por medio de la lectura. Una lectura que se diversifica, se convierte, se abre a otras lecturas posibles, que nos permite pensar como posibilidad la idea de estar, descubrir y vivir uno de esos días…