Tina trabaja en un barco; ordena los camarotes, hace las camas, limpia las ventanas. A veces los camarotes no tienen ventana, entonces Tina cuelga en la pared una foto grande donde se ve el mar y el cielo; es casi lo mismo. Antonio es cocinero en otro barco. Se pasa el día pelando zanahorias, cortando calabacines, picando perejil; y todas las noches, prepara pasta con tomate, flores rellenas y helados. Dos barcos atraviesan los mares. Dos destinos se cruzarán hasta reencontrarse.

Ilustraciones: Albertine.
 

El mar es redondo - Sylvie Neeman

$1.070,00
El mar es redondo - Sylvie Neeman $1.070,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Deposito Boulogne 9 cuadras de la estación de Boulogne. Horario a convenir

    Gratis

Tina trabaja en un barco; ordena los camarotes, hace las camas, limpia las ventanas. A veces los camarotes no tienen ventana, entonces Tina cuelga en la pared una foto grande donde se ve el mar y el cielo; es casi lo mismo. Antonio es cocinero en otro barco. Se pasa el día pelando zanahorias, cortando calabacines, picando perejil; y todas las noches, prepara pasta con tomate, flores rellenas y helados. Dos barcos atraviesan los mares. Dos destinos se cruzarán hasta reencontrarse.

Ilustraciones: Albertine.