“Primero nació la línea y después nacieron todas sus posibilidades”, solían decir Beatriz Doumerc y Ayax Barnes. Sólo se necesitaron algunos trazos para que ambos crearan lo que después fue considerado uno de los libros fundacionales de la literatura infantil argentina. Fue en 1974, mientras residían en Buenos Aires luego de exiliarse de Uruguay, cuando surgió La línea, un diálogo ideal entre palabras e ilustraciones que inauguró un lenguaje completamente nuevo y abrió el camino para los libros-álbum en el país, mucho antes de que surgieran como tales.

En una época en la que los recursos gráficos eran escasos, Doumerc y Barnes se las ingeniaron para crear un libro de una sencillez filosa, que esconde una de las significaciones más poderosas de su época. Publicado en 1975, “La línea” supo responder al contexto socio-político con una denuncia poética censurada por la dictadura cívico-militar tan solo un año después. Tuvieron que pasar más de dos décadas para que volviera a ver la luz, recién en 2003. Sin embargo, jamás perdió su potencia y prueba de eso fueron las numerosas reediciones, siendo la más reciente la trabajada por Ediciones del Eclipse en 2015.

Con un lenguaje desacartonado, La línea construye una narración poderosa que interpela a grandes y chicos y que habilita una multiplicidad de lecturas. La simpleza no evitó que Doumerc y Barnes pusieran en juego todo su ingenio y humor para reflexionar sobre un tema tan profundo como es la libertad. En un tono lúdico pero reflexivo, muestran al hombre como protagonista de la Historia, capaz de luchar y defender sus ideales a partir de la construcción colectiva. El ritmo progresivo de sus páginas acompaña así este sentido político que irrumpe en la escena literaria de los ‘70.

(Reseña extraída de www.laprimerapiedra.com.ar/2017/08/la-linea-beatriz-doumerc-ayax-barnes-libro-cambio-la-literatura-infantil-argentina/ )

La línea - Doumerc y Barnes (Tapa dura)

$3.250
Sin stock
La línea - Doumerc y Barnes (Tapa dura) $3.250

“Primero nació la línea y después nacieron todas sus posibilidades”, solían decir Beatriz Doumerc y Ayax Barnes. Sólo se necesitaron algunos trazos para que ambos crearan lo que después fue considerado uno de los libros fundacionales de la literatura infantil argentina. Fue en 1974, mientras residían en Buenos Aires luego de exiliarse de Uruguay, cuando surgió La línea, un diálogo ideal entre palabras e ilustraciones que inauguró un lenguaje completamente nuevo y abrió el camino para los libros-álbum en el país, mucho antes de que surgieran como tales.

En una época en la que los recursos gráficos eran escasos, Doumerc y Barnes se las ingeniaron para crear un libro de una sencillez filosa, que esconde una de las significaciones más poderosas de su época. Publicado en 1975, “La línea” supo responder al contexto socio-político con una denuncia poética censurada por la dictadura cívico-militar tan solo un año después. Tuvieron que pasar más de dos décadas para que volviera a ver la luz, recién en 2003. Sin embargo, jamás perdió su potencia y prueba de eso fueron las numerosas reediciones, siendo la más reciente la trabajada por Ediciones del Eclipse en 2015.

Con un lenguaje desacartonado, La línea construye una narración poderosa que interpela a grandes y chicos y que habilita una multiplicidad de lecturas. La simpleza no evitó que Doumerc y Barnes pusieran en juego todo su ingenio y humor para reflexionar sobre un tema tan profundo como es la libertad. En un tono lúdico pero reflexivo, muestran al hombre como protagonista de la Historia, capaz de luchar y defender sus ideales a partir de la construcción colectiva. El ritmo progresivo de sus páginas acompaña así este sentido político que irrumpe en la escena literaria de los ‘70.

(Reseña extraída de www.laprimerapiedra.com.ar/2017/08/la-linea-beatriz-doumerc-ayax-barnes-libro-cambio-la-literatura-infantil-argentina/ )