Emma Goldman siempre comprendió, incluso en contra de sus propios compañeros, que el proyecto de una sociedad anarquista iba de la mano de la emancipación de la mujer y fue una de las primeras en luchar por la autonomía de la mujer sobre su propio cuerpo y vida (el control de natalidad, la moral, la doble jornada laboral, etc).

Libertaria y feminista, peleará por sacar «los temas de la mujer» del ámbito privado para ponerlos en la arena de lo político; y discutirá con el feminismo de la época por sufragista, porque busca simplemente integrarse en esta sociedad sin intentar modificarla.

Si no puedo bailar no quiero ser parte de tu revolución

$640
Sin stock
Si no puedo bailar no quiero ser parte de tu revolución $640

Emma Goldman siempre comprendió, incluso en contra de sus propios compañeros, que el proyecto de una sociedad anarquista iba de la mano de la emancipación de la mujer y fue una de las primeras en luchar por la autonomía de la mujer sobre su propio cuerpo y vida (el control de natalidad, la moral, la doble jornada laboral, etc).

Libertaria y feminista, peleará por sacar «los temas de la mujer» del ámbito privado para ponerlos en la arena de lo político; y discutirá con el feminismo de la época por sufragista, porque busca simplemente integrarse en esta sociedad sin intentar modificarla.